PRAGA

Praga_01_Javier NavalBeni y Jaime son pareja desde hace veinte años. Y grandes amigos de Susana desde hace más aún. Esta noche han preparado una cena para ella: buen menú, buen vino, buena música… Y el verano madrileño como confidente de una velada que se prevé encantadora: los tres van a disfrutar en plena confianza del humor, la complicidad y los mejores recuerdos.

Pero no cuentan con un plan oculto urdido entre Susana y Beni. Ni con los secretos, las sorpresas y los impulsos que afloran inesperadamente entre los tres y ponen a prueba el amor y la amistad.

¿Y si el pasado no fuera como lo recordamos? ¿Y si el futuro no cuadra con nuestra invención? ¿De qué nos escondemos ahora?

Entre los equívocos y el vértigo, entre carcajadas y revelaciones, una sola cosa  permanece nítida para Beni, Susana y Jaime: siempre hay un lugar al que deseas volver. Y ese lugar es Praga.

DOSSIER DE PRAGA 

Praga_Cartel A2_Sala Tú

Praga es una comedia para tres personajes que juega con las convenciones de la comedia de salón para abordar desde ellas y no sin ironía una temática habitualmente alejada de ese tipo de fórmula: el amor, la amistad y el paso del tiempo entre una pareja gay de larga duración y una amiga de juventud de los dos hombres. Praga trata sobre cómo crecer, cómo quedarnos con lo bueno que hemos vivido y mantener a raya el egoísmo y el desánimo, cómo ver a quien tenemos al lado, cómo apostar por el presente y, sobre todo, por el futuro. Aspectos comunes a cualquier pareja –a cualquier persona- independientemente de su orientación sexual.

Praga es, en definitiva, un brindis vitalista por el presente y el futuro de una generación que conquistó libertades personales y sexuales en los años ochenta y que hoy por hoy, desde la madurez, no renuncia ni a seguir disfrutando de esas mismas libertades ni a defender el reconocimiento de su dignidad. Una dignidad que es la de todos.

   LA BARCA TEATRO 

 presenta

 PRAGA

 de   Javier de Dios

 REPARTO

BENI……………………….JULIÁN LÓPEZ MONTERO

JAIME……..…………………………….JUANMA LÓPEZ

SUSANA…….……………….……SUSANA G. BURGOS

DISEÑO GRÁFICO Y FOTOGRAFÍA….……………………..…JAVIER NAVAL

DIFUSIÓN………………………………………………………………..JORGE CACHERO

VESTUARIO Y ESPACIO ESCÉNICO…….…….….……..…LA BARCA TEATRO

DISEÑO DE ILUMINACIÓN…………….……….…..……………….DAVID J. DÍAZ

PRODUCCIÓN……………………………….….….……………..LA BARCA TEATRO

AYUDANTE DE DIRECCIÓN…………….…..…………..SAGRA Gª VÁZQUEZ

DIRECCIÓN………………………………………………………..…JAVIER DE DIOS

SALA LA NAO 8 

(c/ La Nao 8, metro Callao, L3)

 TODOS LOS VIERNES Y SÁBADOS DE NOVIEMBRE,

22.30 horas.

 RESERVA ANTICIPADA DE ENTRADAS:

entradas@lanao8teatro.com

91 080 44 36 / 640 74 07 67

VENTA DE ENTRADAS:

www.entradasymas.com

www.atrapalo.com 

 

LA CRÍTICA HA DICHO DE PRAGA

El teatro es literatura hecha acción, por tanto no hay que perder de vista que cuando apreciamos una buena obra de teatro siempre hay un texto que lo sustenta detrás de todo lo demás. Este es el caso de Praga del dramaturgo Javier de Dios. Desde el primer hasta el último momento nos envuelve en una estructura, unos diálogos y una consecución de giros que nos sorprenden por su fineza y precisión. Un texto irónico, sensible y cotidiano con la grandeza de los que saben narrar muy bien las historias de personajes. Tres magníficos personajes con la única pretensión de ser creíbles en lo que viven y sienten, una pretensión muy difícil si no se domina el arte de la buena dramaturgia. Javier de Dios lo hace.

 Y si ya hemos hablado del texto, la dirección también es impecable en todos los matices. Una dirección que contempla el tono clásico desde la certeza de que lo universal es algo que siempre encaja si se hace como un buen relojero teatral.

 En este paseo por la obra, nos detenemos en los actores: Julián López Montero, Susana G. Burgos y Juanma López. Destacar que, ya que el texto no cae en los estereotipos más allá de lo que todos tenemos de estereotipados, estos tres grandes actores hacen que Jaime, Beni y Susana se conviertan en una parte de cada uno de nosotros sin rozar ni siquiera por asomo la exageración o la mentira. Convierten a los personajes en un patrón a medida de lo que viven, y lo hacen con tranquilidad, poco a poco, creciendo en cada momento según la intensidad que requiere la historia.

Cada uno es lo que tiene que ser, con toda la gama de lo que tienen los personajes inmortales, llenos de contradicciones, sueños, ironías, miserias y grandezas. Es un verdadero gusto ver a estos tres grandes intérpretes interactuando entre ellos, haciendo que todo sume en sus escenas y siendo generosos con el público en cada uno de sus gestos y palabras. Solo la verdad es generosa en el actor, porque solo con ella podemos disfrutar de la historia en todo su concepto. (…)

 De nuevo en este mes, la sala Tú nos sorprende con otra exquisitez escénica. Así dio muestra que entre los asistentes a la obra, pudimos ver a Claudio Tolcachir, uno de los máximos exponentes de la escena mundial, aplaudiendo Praga. (…)

 Praga investiga el presente teatral y lo hace con los retazos y la inteligencia de todos los clásicos que han cimentado el buen teatro.

Poco más… No se la pierdan. Todos los amantes de las buenas historias se levantaran agradecidos de sus butacas.

 Y como el buen teatro también se lee, si después de ver la obra te gustaría tenerla puedes encontrarla en las librerías editada por Ediciones Antígona.

 http://melodijoelapuntador.blogspot.com.es/2013/09/fino-cristal-de-bohemia-teatral.html

Por un mundo más civilizado

Por Berta Muñoz

Revista Leer Teatro, nº 3. Octubre 2013

Tuve la suerte de asistir al estreno de Praga cuando, a principios de 2013, se estrenó en la Sala Lagrada de Madrid por la compañía La Barca Teatro, que dirige el propio autor, y allí pude comprobar cómo el público respondía con risas, con silencio, con emoción. Praga es una comedia muy bien construida y con conocimiento del “oficio” de dramaturgo; además de divertida y actual. El hecho de que se representara en una sala alternativa, como si se tratara de un espectáculo experimental y minoritario, merece cuanto menos una reflexión, si no ya de empresarios y productores, sí al menos por parte del colectivo de dramaturgos, y en consecuencia de esta revista.

Pero si el marco de su puesta en escena puede llamar la atención por el contraste con las posibilidades del texto de llegar a un público más amplio, no debe extrañarnos en absoluto el que se haya publicado en la colección de Teatro de Ediciones Antígona, una colección que, pese a su juventud, cuenta ya con un importante catálogo de dramaturgia española contemporánea, y que, como toda colección que se precie, apuesta por aquello que, aun pareciendo difícil, cuenta con un público potencial al que hay que aprender a llegar. Tal como nos recuerda Jordi Gracia en El intelectual melancólico (Barcelona, Anagrama, 2011), pese al pesimismo de algunos, nunca nuestra sociedad fue más culta ni más civilizada que en estos comienzos del siglo XXI. Y a este público, cada vez más amplio y más informado, con más necesidad de entender un entorno cada vez más complejo y de entenderse en lo posible a sí mismo, se dirigen tanto los editores de Antígona como los dramaturgos como Javier de Dios.

Dramaturgos de una sociedad a la que algunos pensadores han llamado posmoderna y que no persiguen romper moldes de una forma abrupta ni epatar a su público, al modo de vanguardias y neovanguardias de ayer y de hoy, pero tampoco reafirmarlo en sus creencias ni suscitar su risa fácil, como durante tantas décadas hizo –y sigue haciendo– el llamado teatro “comercial” en nuestro país. Y es que la eficacia y el conocimiento del oficio no están reñidos con el riesgo ni con la audacia. Y esta obra de Javier de Dios, sin romper esquemas en lo formal, sí puede romperlos en cuanto a la forma de concebir las relaciones; precisamente en su falta de estridencia y en su tono sostenido de comedia, que no llega a perderse ni en los momentos más complicados, estriba su eficacia: los personajes son lo bastante inteligentes y sus sentimientos lo bastante robustos como para salir airosos de una situación en la que incertidumbres de todo tipo y alguna que otra bajeza les amenazan por doquier. Y si en algún momento se llega a romper una de las frágiles copas de vino que milagrosamente se habían conservado intactas hasta ahora –copas que se nos muestran tanto en la cubierta del libro como en el cartel de la puesta en escena–, siempre cabe regresar a su lugar de origen, esa Praga que da título a la obra y que funciona como espacio mítico de ilusiones y proyectos.

La historia que se escenifica en Praga es una historia nueva y distinta, pero contada a través de un esquema dramático de tan larga tradición como es la comedia de situación, tal vez porque lo que el autor nos quiere comunicar es precisamente que, pese a la novedad de las situaciones, los sentimientos humanos no han variado gran cosa desde los orígenes del teatro hasta nuestros días. En efecto, en Praga los sentimientos de siempre (amistad, celos, paternidad, temor a lo desconocido e incluso un posible trío amoroso) se mezclan con situaciones insólitas hasta ahora y propias de la sociedad de nuestro tiempo, ya que el conflicto principal de la obra gira en torno a la posible adopción de un hijo por parte de una pareja homosexual. Praga es una historia de amor y de amistad entre dos hombres y una mujer, en la que lo que parecía sencillo revela una complejidad insospechada y lo que parecía consolidado corre el riesgo de quebrarse, tanto a la vista del pasado como de los futuros planes de uno de ellos.

Praga es también una historia sobre la vulnerabilidad de los sentimientos, donde los personajes se nos muestran en toda su fragilidad pero también en toda su capacidad de recomponerse. Beni, Jaime y Susana, en ese piso de Madrid, vivirán juntos una noche en la que lo construido a lo largo de muchos años y cuidado con esmero en los detalles estará a punto de venirse abajo, pero en este caso, y esta es una diferencia esencial con otras comedias de su género, lo construido no se sustentaba en mentiras, y este será el motivo de que milagrosamente se pueda reconstruir. Porque frente a las comedias que jugaban con las apariencias, Praga juega con sinceridades y medias verdades, pero nunca por el qué dirán ni por las convenciones que regían tantas y tantas comedias de situación. Una obra esperanzada vitalista y con la que el autor nos propone un metafórico brindis, un brindis por un mundo más inteligente, más flexible y más civilizado. Así sea.

http://www.aat.es/elkioscoteatral/leer-teatro/leer-teatro-3/de-aqui-y-de-ahora-9/

Crítica / Los Otros… autores

Crítica de Praga, de Javier de Dios, y Trilogía de mujeres medievales, de Antonia Bueno

por Susana Sánchez

Publicado en el número de octubre 2013

 Ninguneados ya casi por igual nuestros científicos, médicos, profesores y artistas, pese a quien pese, el teatro español contemporáneo se sigue representado, cuando tanta falta hace un teatro de ojos abiertos y pluma afilada,  con cientos de dramaturgos autóctonos y en activo más allá de Sinisterra y Mayorga,  y acaso esa otra media docena de autores que han sido justamente ensalzados por crítica y público, pero que NO SON LOS ÚNICOS.

Entre esos autores nuestros que se lían el telón a la cabeza y estrenan sus obras de manera independiente, valga el trabajo de calidad de Javier de Dios y Antonia Bueno, que ponen por su cuenta, que es poca, y mucho riesgo sus palabras y personajes en un escenario.

Javier de Dios lleva un año acercando PRAGA al público madrileño: un ejercicio de alta comedia magníficamente escrito y bien interpretado. Los protagonistas son una pareja estable de gais que en el momento más crítico de su relación se plantean ser padres. Su mejor amiga común, Susana, será la madre elegida en el caso de que lleguen a un acuerdo que satisfaga a las tres partes implicadas. Inseguridades, verdades a medias, besos robados, falsos amantes, un pasado en común y bastante copas de vino después, este triángulo acaba haciéndose más que familiar para los espectadores, porque los personajes están muy bien perfilados y es fácil reconocerlos entre amigos comunes o nosotros mismos. El intelectual misántropo y egoísta, el enamorado entregado capaz de renunciar a sus propias necesidades para satisfacer al otro, la aparentemente frívola que viaja por el mundo en una huída constante de sí misma. Y el paso del tiempo que de forma inexorable convierte a todos ellos, y a todos nosotros, en personajes tragicómicos por vulnerables y presuntuosos. La propuesta de Javier de Dios es sencilla y muy cercana, y a pesar de su cierta timidez a la hora de integrar al público en la escena, su montaje en la Sala TÚ gana puntos frente al de Lagrada, donde se estrenó, ya que en cómodos sofás y completamente integrados en el salón donde transcurre la acción, los espectadores se convierten en voiyeurs silenciosos del momento en que se sinceran los protagonistas.

Atentos al próximo aterrizaje de Praga en nuestra cartelera, porque estos personajes tan vivos tienen ganas de ser más que palabras en el papel y seguir emborrachándose de escenario.

http://www.escenagodoff.com/criticas/10-Los-Otros-autores#sthash.B5guX1b1.dpuf

Praga es una comedia de Javier de Dios en la que la sabiduría se destila mediante la diversión (…) El relato y los personajes son tan diáfanos que no advertimos la complejidad de la trama, de la escritura. Eso es el virtuosismo (…) derroche de talento (…) Una actriz y dos actores con un gran sentido de la comedia (…) Un texto inteligente para la inteligencia de los cómicos (…) El viejo arte de la comedia”.

Santiago Martín Bermúdez, Scherzo (julio 2013)

 

“Lo mejor de las buenas obras de teatro no es que partan de una idea potente, sino que la sepan desarrollar,y debo decir que Praga lo consigue (…) La actuación de Julián L. Montero, Juanma López y Susana G. Burgos es impecable”.

Miguel Ángel Mala,   Factor Crítico  (marzo 2013)

Praga es una buena comedia que se apoya en un texto muy bien elaborado de Javier de Dios. Contiene elementos típicos de una comedia: ritmo, buenos chistes, complicidad entre los actores, silencios incómodos, y una buena trama con secretos y malentendidos. Con todo esto, la obra es además una aguda reflexión sobre la huella del tiempo en el amor, las relaciones y en uno mismo. (…) Los tres actores nos convencen de su historia”.

 

Carmen Gil, Más Teatro (marzo 2013)

 

“(Las obras de Javier de Dios) tienen esa impronta que las distingue. Son obras apegadas a nuestra realidad cotidiana, cercanas, obras en las que podemos vernos fácilmente reflejados, que nos hacen reflexionar sobre nuestra vida y los problemas con los que nos podemos topar en el camino y sobre todo, son obras dotadas de una gran ironía y un fino sentido del humor. Este es el caso de Praga”.

 

Sergio Díaz, Revista Godot (junio 2013)

 CRÍTICAS COMPLETAS EN EL DOSSIER. DESCÁRGATELO AQUÍ: PRAGA_La Barca Teatro_

PRAGA en Revista Digital de la Escena

(Centro de Documentación Teatral)

http://teatro.es/contenidos/revistaDigitalDeLaEscena/RDE13_1/espectaculo.php?seccionCartelera=Dramaturgia&codigoEspectaculo=45661

Praga en Revista Digital de la Escena

Praga_03_Javier Naval Praga_04_Javier Naval Praga_05_Javier Naval Praga_07_Javier Naval Praga_08_Javier Naval Praga_09_Javier Naval

Una Respuesta a PRAGA

  1. Pingback: PRAGA de Javier de Dios en La Nao 8 | Madrid Es Teatro, cartelera y actualidad teatral de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *